Legionando

Esta  plataformaexperimental se expande en otrxs, innúmeros, que hacen legión al brindarse en algo que podría llamarse (aunque sea sólo como excusa) hacer libros…

CONVERSATORIOS (ciclos en 2015, 2016 y 2017)

En los conversatorios nos proponemos generar pensamiento colectivo a partir de una pregunta, de una imagen o de una afección. Es así que realizamos los Conversatorios a la Intemperie, un ciclo que comenzó en noviembre de 2016 (Gonzalo Aguirre, Diego Ulises Ferreyro, Victoria La Rosa, Gonzalo Zubía, entre otros), continuaron en 2017 (Alejandro Kaufman, Lula Mari, Javier Blanco, Pablo Rodríguez) y se vienen llevando adelante en 2017.

TALLERES DEL LABORATORIO HYDRA (2016)

Los talleres del laboratorio Hydra fueron una experiencia de desmenuzamiento de la pregunta por el presente. Leímos textos sagrados y los retradujimos hasta hacerlos parecer otros. Una vez que contestamos la pregunta, abandonamos el laboratorio (posiblemente sólo sea momentáneo).

LA TIPEADA DE LA SUBLEVACION (29 de septiembre de 2013)

Invocamos y aconteció una legión que tipeó La Sublevación de Franco Berardi (Bifo) y, casi sin darse cuenta, se sublevó en el primer piso de La Libre un domingo silencioso de 2013. Más de 30 seres se sintieron invitados y sin conocerse ni saber bien de qué se trataba la cosa, entregaron su tiempo, su afecto, su manos. Primer acto sublevado de una larga serie prácticas que reenlazan los cuerpos, las emociones y la mente. General Intellect.

LA COSIDA DE LA COLECCION INCANDESCENCIAS (octubre de 2013 / julio de 2014)

Durante 8 meses la legión plegó hojas impresas para hacer los interiores, los cosió, los encoló, les puso capiteles, cortó cartulinas para hacer las guardas, pegó lomos y telas para hacer tapas, unió interiores con tapas e hizo libros (pero no sólo). Tardes de mucho calor, tardes que se hacen noche, tardes de invierno y dedos con frío. Estos seres míticos se reunían en el primer piso de La Libre, pero también se mezclaron entre las mesitas de la Feria del Libro Independiente (FLIA) e invadieron casas y terrazas. En legión se desarticuló el modo de producción, la serie, el tiempo, la experiencia de lo próximo y de lo lejano. Se cosió, se leyó, se desplegaron los saberes y emociones que permiten darle continuidad a lo que en el infierno, no es infierno. Un libro, repetimos, no es diferente del modo en el que está construido. Y por eso los incandescentes tienen una luz expansiva y libertaria.